Héctor Lavoe La Leyenda Parte 1; Años con Willie Colón

0

This post is also available in: English

Héctor Lavoe fue adorado por los fanáticos de la Salsa posiblemente más que a cualquier otro artista del género. Su legado y su leyenda siguen vivos!

Lo que hace esto más extraordinario es que esta adulación se da a pesar de Hector llevar una vida no muy ejemplar y llena de desgracias. Esto habla mucho de su don para ganarse la gente.

Héctor Lavoe nunca pretendió ser más de lo que era, un cantante de Salsa famoso. La canción «El Cantante» que compuso Rubén Blades le cayó tan bien, que sus compañeros artistas lo apodaron «el cantante de los cantantes». Hasta la exnovia del mismo Rubén Blades, Paula C., prefería a Héctor como cantante de Salsa a su propio novio.

Es esta serie de 3 partes, compartiré mis memorias de mi cantante de Salsa favorito a través de 3 etapas de su carrera:

    1. Los Años de Willie Colón y Héctor Lavoe
    2. Héctor Lavoe: principios como solista
    3. Héctor Lavoe: últimos años de su carrera

Los Años de Willie Colón y Héctor Lavoe Years: El Mejor Binomio en la Salsa

Mi primer disco de Salsa fue el LP «El Juicio«. Me gustó tanto ese disco que me memoricé todas las canciones. Hasta el día de hoy puedo cantar todas las canciones del disco de principio a fin. Quizás por eso es que son mi binomio favorito de la Salsa.

Cuando Willie Colón hizo su primera grabación, «El Malo» (1967), a los 17 años, su orquesta no sonaba muy bien. Dicen las malas lenguas que el apodo del «El Malo» no era porque era «guapo» sino por como tocaba el trombón. Claro, la Fania tomo el apodo y lo transformó en una figura tipo gánster, lo cual fue un éxito en cuanto a mercadeo y ventas se refiere.

A pesar de su sonido, Willie Colon vendió más de 300,000 copias de «El Malo«. Willie ha tenido un gran instinto comercial que le dice que le va gustar al público. El sonido de su banda fue mejorando disco a disco, a la vez que Héctor Lavoe maduro para convertirse en un cantante extraordinario, con un estilo único y una voz maravillosa.

Posiblemente parte de lo que hizo a Héctor Lavoe un cantante especial, aparte de su voz, fue que siempre mantuvo al «jibarito» y a «El Barrio» en su corazón. Héctor se identificaba con ambos, y tenía la capacidad de improvisación que le permitía transmitir esos sentimientos en las formas más simpáticas durante sus presentaciones y grabaciones.

Años de Maduración para Héctor Lavoe y Willie Colón

Willie Colón y Héctor Lavoe marcaron una pauta en la Salsa Navideña con «Asalto Navideno»

Habiendo navegado la moda del bugalú en la última parte de los años ’60s con «The Hustler» y «Guisando«, Willie Colón y Héctor Lavoe verdaderamente botaron la pelota con el lanzamiento de «Cosa Nuestra» en 1970. El álbum incluía super éxitos como «Che-Che-Cole» y «Juana Peña«, aunque casi todas las canciones pegaron. El sonido de la banda estaba más sólido en las secciones de ritmo y percusión. Los trombones venían mejorando, pero necesitaban un poco más de refinamiento.

En 1971 siguieron el éxito de «Cosa Nuestra» con un disco de Salsa navideña que haría historia; «Asalto Navideño, Vol. 1«. Hector Lavoe escribió un par de canciones para el disco y demostró su versatilidad cantando Salsa, plena y aguinaldo. El «jibarito» en Héctor Lavoe salió por completo. Si alguien tenía duda de si el éxito de este binomio era real, esas dudas se esfumaron con este disco.

La canción «La Murga«, que forma parte de este disco se convirtió en un clásico para Willie Colón por el resto de su carrera. El disco se convirtió en sinónimo con la llegada de la Navidad en Nueva York, Puerto Rico, y muchos otros países latinoamericanos.

El camino a la cima de la Salsa continuo en 1971 para este binomio con el lanzamiento de «La Gran Fuga» (The Big Break). La carátula del álbum simulaba un afiche de los más buscados por el FBI. Esto provoco que mucha gente llamara el FBI para informar del paradero de Willie Colón. Esta estrategia de mercadeo volvió a funcionar y el disco fue otro éxito. Canciones como «Abuelita» y «Barrunto» sonaron en todas las velloneras.

Y luego, en 1972, Willie Colón y Héctor Lavoe lanzaron mi adorado disco «El Juicio«. El disco fue otro tremendo exitazo, y aun así, todavía este binomio no alcanzaba su punto más alto. Pero eso ya se aproximaba.

Héctor Lavoe y Willie Colón Alcanzan Madurez Musical

En mi opinión, Willie Colón y Héctor Lavoe alcanzaron su punto más alto como binomio en los próximos dos años con los lanzamientos de «Asalto Navideño, Vol. 2» (1972) y «Lo Mato» (1973). En «Asalto Navideño, Vol. 2» la banda de Willie Colón alcanza su mejor punto musical a la vez que las interpretaciones de Héctor Lavoe eran tan buenas que son casi incomparables con ninguna antes o después. Su voz es clara y potente, y sus soneos son tan buenos que si los hace mejor se dañan. Sus gritos de «ataca Wiwi» y «el diablo» son clásicos.

«Vol. 2» es siempre el primer disco de navidad que toco cada ano cuando llega la temporada navideña.

En «Lo Mato«, Héctor Lavoe continua su gran ejecución cantando y escribiendo canciones con Willie. En este punto, este binomio estaba tan compenetrado uno con el otro que me recuerdan el binomio de John Lennon y Paul McCartney de los Beatles. Ok, ok, esos tipos la verdad que estaban en otra liga, pero en términos de Salsa no estamos tan lejos. El disco contiene los clásicos «Todo Tiene Su Final» (el cual describe parcialmente la vida de Héctor), «Señora Lola«, y el exitazo «Calle Luna, Calle Sol«, entre otros.

Lamentablemente, la vida de Héctor comenzaba a salirse de control y el binomio comenzaba a dar señales de problemas.

El gran éxito de «Lo Mato» pudo haber sido una navaja de doble filo para Héctor Lavoe. Su estilo de vida se enloqueció más con el uso de drogas. Comenzó a llegar super-tarde o simplemente no llegar a los compromisos. Debido a esto, Willie Colón y Héctor Lavoe solo grabarían un disco más juntos (aparte, años más tarde grabarían un disco de reencuentro).

Ruben Blades, Willie Colon, Hector Lavoe Salsa stars
Rubén Blades, Willie Colón, Héctor Lavoe

El último disco que grabaron juntos en esta etapa de sus carreras fue «The Good, The Bad, and The Ugly» (1976), en donde Hector solo grabaría un par de canciones. Willie Colón canto el resto de las canciones excepto una, «El Cazanguero«, le cual compuso y canto un muchacho panameño llamado Rubén Blades.

Luego entonces, este disco marco el final de una época y el comienzo de tres! Marcó el final de la era de Willie Colón y Héctor Lavoe, pero dio comienzo a la de Willie Colón y Rubén Blades, a la de Willie Colón como solista (la cual estaría en pausa por unos años), y a la de Héctor Lavoe como solista.

Próximamente: Héctor Lavoe Como Solista

Como dije al principio, yo disfruté más las colaboraciones de Héctor Lavoe y Willie Colón que ningún otro binomio en la Salsa, y en los ’70s hubieron muchos.

Joe Cuba con Cheo Feliciano, Ismael Miranda con Larry Harlow, Ismael Quintana y Eddie Palmieri, Andy Montañez y Pellín Rodriguez con El Gran Combo, Adalberto Santiago con Ray Barretto, Pete «El Conde» y Johnny Pacheco, Richie Ray y Bobby Cruz, etc., etc. De todos esos, y algunos más que se me quedaron, Hector y Willie eran mis favoritos.

La amistad de Hector y Willie continuó incluso después de su separación. Willie Colón se convirtió en el productor de los discos de Héctor Lavoe como solista. Y es desde este punto donde continúo esta historia en la «Parte 2: Primeros Años como Solista».

Leave a Comment or Reply