Historia de El Gran Combo: Introducción

0

This post is also available in: English

El 26 de mayo de 1962 algunos músicos del emproblemado combo de Rafael Cortijo decidieron salirse y formar una nueva agrupación, un nuevo combo, al cual llamarían El Gran Combo.

Pero la historia de uno de los grupos musicales más emblemáticos en la música de Salsa no es tan simple. Esta historia envuelve muchos cambios, altas y bajas, éxitos y fracasos. Y para navegar a El Gran Combo por «esos mares tan profundos» necesitaron un líder. Uno que, contrario a los líderes de muchas otras orquestas, no decidió formar su grupo y reclutar a sus amigos. Al contrario, él fue elegido por sus amigos para encabezar el grupo.

Este evento, por sí solo, definiría la cultura de la agrupación. Se podría argumentar que este evento fue uno de los más importantes en el éxito y longevidad de El Gran Combo.

En esta serie de blogs, compartiré contigo mi conocimiento sobre la historia de esta agrupación, la cual ha sido llamada (o autodenominada) «La Universidad de la Salsa«, por su disco de 1983 de ese nombre. Recientemente El Gran Combo celebró sus 55 años de exitosa actividad en nuestro cancionero latinoamericano, y es una buena ocasión para repasar su historia.

Escena Musical en 1962

Un buen lugar para comenzar nuestra travesía es recordar el marco histórico de lo que acontecía en esos tiempos.

Para 1962 Cortijo y su Combo se había ganado una sólida reputación tanto a nivel local como internacional. El Combo de Cortijo era aclamado en muchos países de Latinoamérica y por los latinos en Estados Unidos.

Rafael Cortijo había sido miembro de «El Combo» dirigido por Mario Román. Cortijo se hizo cargo de El Combo de Mario Román al éste irse a Nueva York en lo que sería un viaje corto, pero una vez allá decidió quedarse y no volvió. Una vez establecido como el líder de El Combo, Cortijo reclutó a su amigo Ismael Rivera (miembro de la Orquesta Panamericana de Lito Pena — padre de Cucco) como su cantante.

Lo que hoy conocemos como música de Salsa todavía no llevaba ese nombre en los años 50 y principios de los 60, aunque ya estaba a la vuelta de la esquina.

Charlie Palmieri en su disco "Viva Palmieri" contra caratula.
Charlie Palmieri, quien tocaba regularmente en el famoso Palladium Ballroom para 1962, grabo mayormente Pachangas y Cha Cha’s en su disco «Viva Palmieri» (1962).

Por esos años, la Pachanga y luego la Charanga era lo que estaba de moda en Nueva York. Tito Rodríguez y su Orquesta, y Charlie Palmieri y su Charanga La Duboney, eran dos de las orquestas más populares de la época del Palladium Ballroom. Tito Puente, ya coronado Rey del Timbal, también le metió a la Pachanga. Sin embargo, al igual que su mentor, Machito y sus Afro-Cubans, seguían tocando Afro-Cuban Jazz, a la vez que cultivaban la guaracha y el bolero.

En Cuba, Beny More era el rey de las bandas grades (big bands), incluso bajo el puño de hierro del régimen de Fidel Castro, ahora en su tercer año de la revolución. Mientras, La Sonora Matancera había salido de Cuba con Celia Cruz y se habían establecido en Nueva York. Habían llegado allí después de pasar los primeros años en México, que fue su primera parada después de desertar su país por causa de la dictadura.

En los Estados Unidos, la actriz Rita Moreno, de origen puertorriqueño, y la película donde participó, «West Side Story», ganaron Oscar por Mejor Actriz de Reparto y Mejor Película, respectivamente.

Otras Hechos de 1962

Hablando de películas, en Puerto Rico el cantautor Bobby Capó participó en la producción local «Romance en Puerto Rico» con el comediante José Miguel Agrelot, nombre que se le puso póstumamente al Coliseo de Puerto Rico, donde actualmente se presentan muchos de los mejores artistas locales e internacionales.

Cantantes de La Nueva Ola Julio Angel, Lucecita, y Chucho con Alfred D' Herger
Alfred D’ Herger encabezo el movimiento de «La Nueva Ola» en Puerto Rico, con cantantes como Julio Angel, Lucecita, y Chucho.

Don Luis Muñoz Marín (nombre actual del Aeropuerto Internacional de San Juan), estaba en su cuarto y último término como gobernador, hasta entonces el único en haber sido electo por el pueblo de Puerto Rico.

Como parte de su último cuatrienio, Muñoz Marín inauguró un nuevo estadio de beisbol en las afueras de la capital. Fue nombrado en honor al primer puertorriqueño en jugar en las Grandes Ligas, el lanzador Hiram Bithorn.

La inauguración del nuevo estadio le siguió a la celebración de los puertorriqueños y todos los latinos cuando unos meses antes, en 1961, Roberto Clemente se convirtió en el primer latino en ganar el título de bateo en la Liga Nacional, su primero de cuatro títulos de bateo.

Escena Musical en Puerto Rico en 1962

Pero regresemos a la música. Alfred D’Herger y su movimiento de «La Nueva Ola» estaban acaparando los primeros lugares en la radio y televisión de Puerto Rico. Pudo lograr esto reclutando talentosos artistas jóvenes como Chucho Avellanet, Yolandita Monge, Lucecita Benítez, y Ednita Nazario entre otros.

La música de los tríos seguía gozando de buena popularidad. Felipe Rodríguez y sus Antares sonaban constantemente en la radio puertorriqueña. Otro tríos tocaban en hoteles como el Caribe Hilton, el Hotel Normandie, y en el Escambrón Beach Club. Este último celebraba 30 años como el principal salón de baile de Puerto Rico.

Mientas, Cortijo y su Combo todavía disfrutaban de la gran popularidad de su mayor éxito hasta el momento, «Quítate de la Vía Perico«, lanzado en 1961. Eran la orquesta del popular programa de televisión «La Taberna India«. El programa era visto en blanco y negro ya que la televisión en colores no se hizo ampliamente disponible sino hasta mediados de la década de los 60.

Cortijo y Su Combo disfrutaban de gran éxito con su formula de guarachas y una fuerte dosis de bomba y plena.

En este video, Cortijo y su Combo con Ismael Rivera interpretan «Quítate de la Vía Perico»

Acángana – El Arresto y el Rompimiento

En la cúspide de su fama y de su éxito tras 8 años de actividad, el Combo de Cortijo con Ismael Rivera cayó de forma fuerte y repentina. Al regreso de un viaje a Panamá, la agrupación fue registrada por los agentes de aduana. Encontraron drogas en varias piezas de equipaje. Ismael Rivera se echó la culpa, y fue sentenciado a 3 años de prisión.

¡El combo cayó en caos y desorden! Los miembros de Cortijo y su Combo no sabían que hacer. ¿Deberían continuar con un nuevo cantante o deberían reorganizar el combo y empezar de nuevo? Algunos decidieron quedarse con su visionario líder. Rafael Cortijo había sido uno de los primeros en reutilizar los decadentes ritmos folclóricos de bomba y de plena en una orquesta de baile.

Nota: el otro pionero en usar la plena en una orquesta de salón fue el director de orquesta Cesar Concepción. A Concepción se le atribuye introducir la Plena a los salones de bailes de Latinoamérica. Ahora no parece como mucho, pero en ese entonces el estaba tocando música de negros en salones de blancos.

Otros miembros del combo no estaban muy convencidos de seguir adelante. Decidieron reunirse en la casa de la madre de Roberto Roena para discutir que hacer. Entre los que asistieron a la reunión estaban Eddie «La Bala» Pérez, Martin Quiñonez, Miguel Cruz, Kito Vélez, Rafael Ithier, y por supuesto, Roberto Roena.

La primera decisión que tomaron fue salirse del combo de Cortijo y hacer una agrupación nueva. Lo que aún no se había decidido era quien sería el director. Después de hablar por un rato, el grupo escogió al pianista Rafael Ithier como el más capacitado para dirigir la agrupación.

¿Y cómo se llamaría esta nueva agrupación? Eso tendría que esperar.

No Fue «Un Verano en Nueva York»

El productor cubano Guillermo Álvarez Guedes estaba planeando un disco con el famoso cantante dominicano Joseito Mateo. Necesitaba una orquesta para la grabación. Se había enterado de la reunión en la casa de la madre de Roena, y decidió hablar con Ithier.

Como la agrupación no tenía nombre, Álvarez Guedes le propuso que la nombrara Rafael Ithier y su Combo. Esto era en obvia similitud a Rafael Cortijo y su Combo. Ithier se opuso a la idea, principalmente porque estaba tan frustrado con todo lo que había acontecido con Cortijo y su Combo, que solo pensaba quedarse en el grupo unos meses en lo que se le ocurría hacer otra cosa.

La etiqueta de «combo» todavía era usada comúnmente para referirse a orquestas de tamaño mediano. La agrupación escogió un nombre que reflejaba una agrupación nueva y mejorada, un combo grandioso…

¡El Gran Combo!

El Gran Combo, Joseito Mateo, Alvarez Guedes
«Meneame Los Mangos» (1962) fue el primer disco grabado por El Gran Combo como orquesta para el cantante Joseito Mateo.

El público en Puerto Rico, el cual en su mayoría idolatraba a Rafael Cortijo, comenzó a tildar al nuevo combo como traidores. Habían abandonado a Cortijo en el momento cuando las cosas se pusieron difíciles. ¿Como se atrevieron a dejarlo después de haberse beneficiado de tantos años buenos que pasaron con él?

Al principio El Gran Combo encontró una fuerte resistencia de parte del público de Puerto Rico. Se les dificultaba hasta encontrar un lugar en donde ensayar. Nadie quería prestarles o rentarles un lugar.

El disco con Joseito Mateo no fue tan bien recibido como se esperaba. Las cosas no se vían como «Camino de Amapolas«. Pero la suerte de la nueva agrupación cambiaría, como también lo haría la opinión pública sobre El Gran Combo.

Epílogo – Historia de El Gran Combo Introducción

En medio de la ajetreada escena musical de 1962, los miembros fundadores de El Gran Combo se encontraban entre la espada y la pared.

Por un lado, aún estaban ligados al escándalo del arresto de Cortijo y su Combo. Esto quería decir que la opinión publica los veía a todos como «drogadictos».

Del otro lado, eran tratados como traidores por abandonar a una de las agrupaciones más queridas en Puerto Rico y Latinoamérica.

El comienzo lento no ayudó, pero El Gran Combo perseveró por dos atributos que los distinguía:

El primer atributo era el ojo visionario de Rafael Ithier, quien tenía un gran sentido del gusto musical popular.

El segundo atributo era la forma participativa que la agrupación usaba para tomar decisiones. Esto se basaba en que Ithier no planeaba quedarse por mucho tiempo. Por lo tanto, él no quería que toda la responsabilidad recayera en sus hombros. De hecho, El Gran Combo nació como una decisión colectiva y se quedaría como una de las agrupaciones más participativas por sus miembros. Fueron de las agrupaciones más progresistas en cuanto a la participación de sus miembros en el manejo de la banda.

En la próxima parte de esta serie de la Historia de El Gran Combo, repasaré los puntos claves de la década de los 60.

Leave a Comment or Reply